Seleccionar página

El ascensor del muso de Belas Artes de La Coruña lleva sin funcionar varias semanas, provocando que las personas con movilidad reducida que se han acercado al edificio en estos días para poder ver sus exposiciones o su colección permanente se hayan tenido que volver a casa sin poder ver nada por culpa de que alguien no ha hecho bien su trabajo. Una discriminación intolerable en pleno Siglo XXI.

Ángeles Penas, la directora del museo, afirma que desde la empresa mantenedora le dicen que falta una pieza que tiene que llegar de Alemania ¿Les suena la historia? En este caso al menos la pieza no viene de Finlandia, Alemania al fin y al cabo queda un poco más cerca.

Que casualidad que casi siempre la pieza que se estropea tenga que venir de otro país. ¿Acaso las empresas mantenedoras no saben controlar su stock de piezas? Porque da la sensación que siempre van a remolque. O quizá esa historia de “Hay que pedir la pieza a Alemania” sea la excusa para meter un buen sablazo, y como en este caso es un museo público que pagan todos los gallegos, pues más fácil sacar tajada.

En cualquier caso la directora del museo se ha disculpado y ha recalcado que “El repuesto no es barato”. Aquí tenemos que corregir a la señora Penas, ya que el repuesto probablemente sea mucho más barato de lo que le han dicho. El problema es cuanto le deben estar cobrando al museo por esa pieza. 

Un caso más de cómo una mala gestión del mantenimiento de un ascensor puede perjudicar a las personas. En este caso a una reputada institución cultural.

Seguiremos informando.