Seleccionar página

Por si alguien tiene cualquier duda acerca de si Antti Herlin y sus secuaces de la Máquina Kone son unos auténticos yonquis de la facturación, lo que les voy a contar hoy va a acabar de aclararles las cosas.

Un cliente de Kone me llamó para explicarme su experiencia con la multinacional finlandesa: una nueva historia para no dormir a la que tristemente nos estamos acostumbrando mucho últimamente. En este caso, el ascensor lleva 6 meses con averías continuas y dando problemas semanalmente. ¿Cuál es la respuesta de Kone ante este persistente problema? La habitual en esa empresa: culpar a otro, si es más débil que ellos mejor. Pero en este caso la caradura roza límites insospechados, ya que el técnico que iba a revisar el ascensor culpaba a los vecinos de que este estuviera parado. Como lo oyen, la versión oficial de la empresa es que si el ascensor no funcionaba correctamente es porque los vecinos no sabían usarlo.

O sea, como el técnico no tenía ni pajolera idea de lo que le ocurría al ascensor o no le había dedicado el esmero adecuado a localizar la avería, le echa la culpa a los vecinos. Genial. No se de que nos sorprendemos, esa es la estrategia habitual de los políticos: responsabilizar a los ciudadanos por los problemas derivados de la mala gestión de la administración ¿Cómo no va a aplicar esa misma estrategia una corporación con la baja catadura moral de Kone?

Como desde Kone son incapaces de dar con el problema del ascensor (tampoco se han preocupado mucho en descubrirlo) yo les voy a contar lo que pasa: Desde hace 6 meses el ascensor padece una avería recurrente: cierra las puertas del camarín sin haber cerrado la puerta exterior semiatomática, lo que impide que el ascensor arranque y deja a los clientes atrapados en el camarín. Según los técnicos de la nube de Kone, el ascensor se queda trabado por el mal uso de los vecinos, como si estos sabotearan su propio ascensor o no supieran usarlo correctamente. Para mear y no echar gota.

Otra de las averías que presenta el ascensor es que en la planta inferior, a menudo, se pasa de carrera y deja a los usuarios atrapados. ¿Cuál es la explicación de los maravillosos técnicos de la nube de KONE? De nuevo que los vecinos hacen un mal uso de su ascensor.

Lo que pasa es que es muy fácil culpar al débil y en este caso al cliente, la forma más eficaz de tapar la propia ineficacia e incompetencia. Lo he dicho muchas veces, las confianzas en el sector de ascensor, dan asco y confiar en Kone más todavía. Seguiremos las andanzas de los técnicos de Kone para ver hasta donde llega su perseverancia en acusar a los demás de los fallos propios.

Les damos una pista: el ascensor en cuestión tiene un cuadro electrónico MAC, con 25 años de antigüedad. Quizá en vez de acusar injustamente a otros podrían revisar la placa base, que esta dañada y necesita ser reparada. Y digo reparar porque la placa en cuestión, modelo MAC5000, ya no se fabrica. Otra opción sería sustituir el cuadro, que por unos 2000€ tienes el problema resuelto y dejas de joder a los vecinos. Claro que aquí tendríamos que ver dos cosas: una es como el técnico reconoce su error y se disculpa por acusar a los vecinos, cuando el problema era una avería que podría haber localizado y arreglado hace 6 meses y otra es ver cuanto inflaría el precio de esa reparación, porque como todos sabemos, esos yonquis de la facturación no se conforman con arreglar una avería al precio justo…